Enséñame tus papeles.

“Arriba las manos.” Alza las manos.

“No te muevas.” No te muevas.

Cuando un policía te ordena que hagas algo, la mayoría de nosotros lo hacemos. Pero nuestro Gobernador no.

Los jefes de policía de seis de las ciudades más grandes le pidieron al Gobernador Abbott, “No firmes la ley en contra de las ciudades santuario.” Estos jefes saben que ordenarle a un hispano o latino, “enséñame tus papeles” destruye esa relación cercana de confianza que tomó años construir. El Gobernador Abbott lo hizo de todas formas.

La policía local combate el crimen, no la inmigración ilegal. Los agentes de la frontera son los que combaten la inmigración ilegal. Así es como se aplica la ley.

Pero nuestro gobernador, quien se declara en contra de un “gobierno que se sobre-extiende”, ahora ha decidido que tiene que aprobar leyes estatales que obligan a la policía local a hacer el trabajo de las autoridades federales.

La ley del Gobernador Abbott reduce las denuncias criminales, lo que hace más peligrosas nuestras ciudades

Eso no es apoyar a las autoridades locales que aplican la ley. Eso es un juego político. La ley en contra de las ciudades santuario es un problema diseñado para la televisión, para aplacar a 200,000 votantes radicales. Es para apaciguar a los que creen en fantasías de conspiraciones.

Según el jefe de policía de Houston, la denuncia de asaltos sexuales por parte de latinos o hispanos se ha reducido por un 40% porque los testigos ahora tienen miedo de ser detenidos por inmigración. Es un simple hecho que la ley del Gobernador Abbott reduce las denuncias criminales, lo que hace más peligrosas nuestras ciudades.

Hablemos francamente. La ley en contra de las ciudades santuario significa que cuando una persona hispana o latina es detenida por algún incidente de tráfico en un estado que es 39% hispano o latino, los policías les van a pedir sus documentos con más frecuencia. Pero cuando detengan a gente parecida a mí, probablemente no nos preguntarán. Eso es discriminación, simple y sencillamente. Y no es correcto

Tenemos el poder de cambiar esto. Acabaré con esta tontería.

¿Qué piensas? Envíame una nota.