Robin Hood es una fantasía

Según el cuento de Robin Hood, él robaba a los ricos para darle a los pobres. Los “ricos” eran malos, y los “pobres”, buenos. ¿Quién no le quitaría a gente mala para darle a gente buena?

Desafortunadamente, Robin Hood es el ejemplo que mucha gente usa para describir cómo se paga por la educación en los grados K a 12, lo cual corresponde al 25% del presupuesto estatal. Mientras muchos de nuestros políticos viven en un cuento fantasioso, el resto de nosotros vivimos en la realidad. Y la realidad es que nuestros hijos están recibiendo una educación que ocupa el 43avo lugar en el país. Esto no es aceptable.

Comenzaré pagándole a nuestros maestros lo que se merecen como profesionales, con $5,000 en compensación o la oportunidad de recibir un reembolso en colegiaturas

Todo comienza con el dinero. Hoy pagamos por nuestras escuelas usando una fórmula que nadie entiende. Simplifiquémosla. Y hagámoslo justamente, sabiendo que hay niños pobres o minusválidos que necesitan ayuda extra. No necesitamos otra comisión especial, de “alto nivel”, llena de políticos que solo bailan alrededor del tema de financiamiento escolar. Voy a pedirle a un líder cívico, uno dedicado a nuestro estado, que dirija un panel para investigar y determinar el mejor camino a tomar. Un líder al quien nuestra legislatura escuchará con orgullo.

Hay que quitarle lo político a este problema, y convocar a los líderes más inteligentes en educación, negocios y empresas sin fin de lucro, para que progresemos de verdad.

Si me eligen como Gobernador:

  1. Invertiré en las escuelas públicas y escuelas privadas subvencionadas, no en los programas de bonos escolares.
  2. Crearé fuertes programas para niños a nivel pre-escolar para incrementar el nivel de graduación.
  3. Me enfocaré en el entrenamiento vocacional en high school para oficios especializados, programación de software e ingeniería.
  4. Apoyaré el entrenamiento de alta calidad para maestros.
  5. Cumpliré con la promesa que el estado le ha hecho a los maestros retirados y apoyaré un ajuste para contrarrestar el costo real de la vida.
  6. Y comenzaré pagándole a nuestros maestros lo que se merecen como profesionales, con $5,000 en compensación o la oportunidad de recibir un reembolso en colegiaturas. Con un mejor pago y con mejores maestros es como haremos más inteligentes a nuestros niños.

¿De dónde vendrán los fondos? Pagaré por estos beneficios con $5 mil millones de dólares que se liberarán al eliminar un tecnicismo en los impuestos prediales que está beneficiando a dueños de propiedades comerciales que residen fuera del estado. Haz clic aquí para aprender más acerca de este asunto. El Gobernador Abbott ha ignorado a nuestras escuelas por mucho tiempo. Yo no lo haré.

Resolver asuntos complicados requiere de líderes verdaderos y no de políticos; líderes que valoran la educación sobre la reelección. Para mí, la educación es un derecho, una prioridad alta que bien vale la inversión y que comienza con buenos maestros. Necesitamos líderes que quieran hacer lo correcto y arriesgar las consecuencias.